martes, 25 de julio de 2017

Rescatando a las Wee 3 Friends

Seguramente muchos os estéis preguntando quiénes son las Wee 3 Friends después de leer el titulo de este post, lo mismo me pasó a mi hace un par de meses


No sabía ni que existían y es normal, estas tres muñequitas de Mattel se lanzaron en 2004 y en esos momentos yo tenía otras preocupaciones más importantes (como por ejemplo aprobar tercero de carrera en la universidad). Dejaron de fabricarse en 2006 o 2007, el caso es que hace unos meses me las encontré de casualidad en un lote de muñecas muy barato que compré, me parecieron preciosas y me puse a investigar.


Se supone que, aunque parecen muy diferentes, son una colección vinculada con el mundo de Barbie. Yo no lo tengo muy claro porque tienen muy poco que ver, os he puesto esta imagen de una de ellas con una Barbie normal al lado para que veáis que son muy distintas. 

Se vendían en packs las tres juntas, metidas en un estuche de plástico muy mono. Cada estuche tenía una temática diferente y las muñecas estaban vestidas acorde a la temática, por ejemplo: 


Piscina y lluvia


Bailarinas y fiesta de pijamas

O el set que llegó a mis manos: fiesta:


Personalmente no me gusta que vistan a las muñecas con pinta de niñitas pequeñas como si fuesen adultas así que este set de fiesta quizá sea el que menos me llama. Suerte que las Wee tienen casi la misma talla que las Blythe y he podido utilizar ropita.

Pero empecemos por el principio, las tres muñecas vienen con sus nombres en la caja así que... os presento a Stacie y sus pintas al llegar a mi casa:





Lo más grave era que tenía los ojos manchados de pintura negra, en principio pensé que quizá no se podría quitar. Solo traía unos zapatitos rosas puestos muy sucios y rotos.

En segundo lugar tenemos a la pelirroja Miranda:




El pelo era zona catastrófica y el vestido, aunque era el original, estaba descosido por detrás y en muy mal estado en general. Llevaba unas sandalias también rotas.

Y por último tenemos a la preciosa Janet con vestido original también pero igual que el anterior, destrozado. Los zapatos estaban bien en esta ocasión pero son horribles para mi gusto. De todas formas yo sabía que tenía que buscar la forma de arreglar los zapatitos rotos porque estas muñecas tienen un pie digamos peculiar... y no les hubiera valido ningún otro zapato de los que tengo..


Al quitarle la ropa a Janet me encontré con esto, un esparadrapo que le daba la vuelta a la cadera. Me imaginé que era el típico método chapucilla para conseguir que no se te caiga una pierna de la muñeca cuando se rompen. Se lo quité para lavarla pero no pasó nada, la pierna se dobla y cumple su función sin problema.


Una vez limpias y desinfectadas me dediqué a desenredar esos pelos enmarañados. La mezcla de agua y suavizante de la ropa me lo puso más fácil, como siempre. A Janet se le habían quedado trozos de esparadrapo por todas partes así que ctuve que ir quitándolos con alcohol.




Con un bastoncillo fui limpiando la cara de todas, en el caso de la rubita Stacie usé también alcohol para eliminar esos pegotes de pintura negra que tenía en los ojos, con cuidado de no borrar la pintura original.



Pegué los zapatitos con mucha paciencia y busqué la ropa que me gustaría que llevasen.


Y así tengo a las Wee 3 Friends, más acordes con la edad que representan bajo mi punto de vista. El vestido de la pelirroja es el que hice para las Blythe, tenéis el patrón aquí.

Os agradezco la visita.

¡Hasta pronto!





miércoles, 19 de julio de 2017

Recortable Barbie Tropical 1986

Estas cuatro muñecas recortables también formaban parte de mi colección de la infancia, esta vez Barbie viene acompañada de su amiga Miko, de Ken y de su hermana Skipper


Aunque el librito recortable de Barbie Tropical está editado en el año 86 yo calculo que debió de llegar a mi unos cinco años más tarde. Me gustaba mucho, ahora veréis que las muñecas estaban muy estropeadas y eso siempre indica que yo jugaba mucho con ellas. Esta era la portada:

A pesar de que era muy bonito a mi siempre me pareció un poquito limitado, al traer cuatro personajes el número de prendas era escaso (y de pequeña lo que más me gustaba era que tuviesen diferentes vestidos). Se que me faltan unas flores de adorno que venían para el pelo de las chicas pero creo que la ropa la conservo tal cual.


Os he puesto dos ejemplos de cómo estaban las muñecas y cómo las he arreglado para que veáis el desastre y eso que yo, muy inteligentemente, ya las había pegado en una cartulina gruesa para que no se me doblaran cuando era peque.

Además de los fantásticos looks playeros de Ken, con sus abdominales y su medalla de oro (muy de los 80 todo) me llama la atención que Barbie y su hermana Skipper son iguales... vamos que solo se diferencian por la altura y por el calzado.


Esta es una muestra de lo que os podéis encontrar en este PDF, os animo a que lo descarguéis aquí.

Espero que podáis imprimirlo y disfrutarlo tanto como yo.

¡Hasta pronto!



miércoles, 12 de julio de 2017

Armario para muñecas de marquetería

Hoy es un buen día para contaros por qué nunca me compraré un armario nuevo para las muñecas 


Me gustaría enseñaros como he restaurado el único armario de muñecas Barbie que yo he tenido. Mi padre lo construyó cuando yo era pequeña junto con un montón de muebles más de madera chapada que aún conservo.

El armario estaba de pena, por razones sentimentales no creo que lo tire nunca a la basura así que me propuse darle un aire nuevo y así poderlo utilizar en mis dioramas. Aunque ya he dicho que está hecho de madera chapada creo que si os proponéis hacerlo de cartón (como la cama que hice una vez que podéis ver aquí o la estantería que tenéis aquí) podría quedar estupendo.

Las medidas y plantillas están sacadas de un librito de marquetería de la Editorial Miguel A. Salvatella de Barcelona. Concretamente este armario viene en el cuadernillo número 6.




El cuadernillo número 7 de la misma colección también tiene algunos muebles para muñecas, hablaré de él en otro momento porque mi intención es restaurar otro mueble que viene en él. Si alguien le interesa esta colección puede comprar estos cuadernillos en TodoColección aquí y aquí. No veo que estén fechados en mi edición pero según TodoColección son de los años 60. ¡En esta casa ya sabéis que no se tira nada!

Cuando regresé a mi casa el año pasado me encontré el armario en este estado:





Lo que estaba peor eran las bisagras, unos alfileres, la madera se había abierto y las puertas no se sujetaban del todo.



Aquí veis que ya he pegado un palito de madera con silicona para hacer la barra donde irían colgadas las perchas con la ropa. El sistema original terminó despegándose y perdiéndose así que había que inventarse algo para hacerlo funcionar. Arreglé también los sistemas de apertura de las puertas con nuevos alfileres y pistola de silicona. 


El barniz estaba muy cuarteado con el paso de los años e incluso raspado en muchas partes así que lo primero de todo fue elegir una pintura, aunque en las fotos se vea muy blanco es un rosa muy clarito, Chalk Paint como siempre, de las últimas que han salido a la venta en Lidl.



Tenía por casa esta especie de perchitas de un embalaje (puede que hasta fuese de alguna Barbie) y las pinté con spray plateado, las pegué en un lateral para que soporten los complementos de las muñecas. También pinté los pomos con acrílico plateado para darles un poco más de definición y realismo.




Y así es como ha quedado, en esta casa no se puede tener ni un armario vacío (sea del tamaño que sea) así que ya está hasta arriba como por arte de magia. 




A mi me gusta más que cualquier otro armario nuevo, este siempre será el que me hizo mi padre y eso tiene más mérito que nada.

Gracias por leerme.

¡Hasta pronto!



miércoles, 5 de julio de 2017

Flexo actualizado

 El típico flexo que casi todo el mundo tiene por casa necesitaba una pequeña actualización



Cuando me fui de casa a estudiar a la universidad me compré el clásico flexo que se ancla a la mesa con una tuerca y un soporte, estoy segura de que casi todos los de mi quinta habéis tenido uno parecido. Al regresar, hace ya un año, a mi casa me lo encontré y, aunque estaba un poquito feo (después de 5 años de carrera y unos cuantos años después por ahí guardado) yo le vi potencial.

Todo cuadró a las mil maravillas cuando puse el sillón amarillo STRANDMON de Ikea (maldita sea, ahora lo hay en turquesa también, es precioso) en el salón, necesitaba un punto de luz para leer y se me ocurrió rescatar en flexo:


Me gustaba la idea pero el negro brillante no me convencía así que me puse manos a la brocha en este caso y lo primero que hice fue desmontarlo:




En algunas fotos podéis ver lo rascado que estaba después de unas cuantas mudanzas. Cuidadín al desmontar, yo aconsejo hacer fotos de todo montado para no olvidarse luego como van los tornillos que parece una tontería pero tiene un montón de placas y enganches que luego hay que volver a poner...


Cada poco tiempo LIDL saca esta marca de Chalk Paint y a me gusta bastante. La última vez el formato del bote era más grande y un poco más caro pero había colores nuevos y compré unos cuantos, entre ellos este verde grisáceo que es mucho más bonito de lo que parece en la foto.


Os pongo esta foto para que veáis que con la Chalk Paint no hay que rendirse, la primera mano puede quedar algo así (así de horrible) pero si dejamos secar y seguimos dando manos y capas podremos llegar al resultado que queremos.



Como veis yo pinté todo: tornillos, tuercas, cables, plaquitas... todo excepto los muelles que me gustaba que quedasen metálicos y estaban en buen estado:


Y así lo he dejado, a mi mayor fan en el mundo le gusta bastante, en cuanto lo enciendo se sube al sillón amarillo, que por supuesto ya es SU sillón y yo a penas lo puedo catar:





Por supuesto no está perfecto, tiene defectos, pero creo que ahora está más integrado en el salón y queda menos pegote. Además de que es muy útil.

Espero que os animéis a pintar cositas, a veces es más gratificante pintar una lámpara vieja a la que le tienes cariño que salir y comprar una nueva... ¡o eso siento yo!

¡Hasta pronto!